Plan Perfecto

Blog entry 1

“En tu mano están mis tiempos.” Salmo 31: 15

¿Quién no ha tenido alguna crisis existencial? Yo he tenido unas cuantas a medida pasan los años y he tenido algún sentimiento de culpa porque podría decirse que preocuparme significa que no estoy confiando en Dios.

Hoy en día el mundo propone varios prototipos de una vida perfecta. Puedes elegir casarte temprano y formar una familia para que no “te deje el tren”. Puedes ser la persona independiente que no necesita de nadie para tener éxito. Te dicen que debes sacar una licenciatura y luego una maestría para avanzar profesionalmente o también puedes ser un soñador que ha decidido seguir su pasión.

Por eso cuando encuentro este tipo de versículos mi alma encuentra una paz indescriptible. Tenemos al Rey David quien esta sumamente triste y afligido, su vida y sus fuerzas se consumían y estaba rodeado de muchos enemigos. David era rey, tenía todo lo que alguien puede soñar y sin embargo su vida no está como el quisiera y decide refugiarse en quien había encontrado su fe, en el Señor su Dios.

Y es que la vida no es una línea recta donde el prototipo se desarrolla de forma perfecta. En el camino también nos desalentamos, nos enfermamos, sucumbimos ante tentaciones, adquirimos enemigos, hay escasez y un sin fin de cosas pueden suceder en el recorrido, tanto que pueden llevar a angustiarnos.

Pero para el creyente que ha confiado en Dios “yo en ti confió” dijo David, sabe que Dios no ha dejado nada al azar. “En tu mano están mis tiempos.”

 

Tu y yo no podríamos crear un mejor plan que el que ya fue creado para nosotros por Dios.

“La mano de Dios asegura el éxito a todo lo largo del trayecto. En aquel día cuando veamos el tapiz que registra nuestras vidas, veremos allí todas las escenas con un ojo sorprendido; veremos cuánta sabiduría, cuánto amor, cuánta ternura, cuánto cuidado fueron prodigados sobre ellas. Una vez que un asunto está en la mano de Dios, nunca es abandonado ni olvidado, sino que es completado hasta el fin.”

– Charles Spurgeon

Así que si hoy te has sentido sin rumbo, no te detengas y camina hacia delante. No dejes de aprender, de crecer, de soñar y sobre todo no dejes de confiar en que es Dios, no el mundo, quien tiene un plan perfecto y único para ti; porque en sus manos están tus tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s