Felicidad o Gozo

unnamed

La primer canción que aprendí de memoria y que atesoro en mi corazón ocurrió mientras iba en la carretera camino a una vigilia en Olancho (departamento de nacimiento de mi mamá). En el carro iba una pastora y muy querida amiga de mi mamá. Recuerdo claramente ir en el asiento trasero con ella y decirme que me enseñaría una canción para que al estar en la vigilia le ayudara a cantarla. No recuerdo mi edad pero probablemente tenia 9 años. Aun hoy en día hay momentos mientras estoy en mi cuarto o conduciendo donde me pongo a cantar esa canción, muchas veces lo hago sin meditar en lo que estoy diciendo.

La canción dice así:

Gozo, Gozo,

Gozo yo quería,

pero lo buscaba

donde no lo había,

pero un día Cristo

El dador de la vida

Me dio de ese gozo

Del que yo quería.

El gozo que tengo yo,

el mundo no me lo dio,

el mundo no me lo dio,

y como no me lo dio,

no me lo puede quitar.

La felicidad es circunstancial, depende mucho del entorno y lo que pasa en tu vida. Depende de la relación con tus padres, de la estabilidad laboral, de proyectos personales, si te divierte algo, si estas con tus amistades, etc.; dependemos de estos factores para ser feliz.

El gozo por otro lado no depende en nada de las circunstancias. El gozo no depende de nuestro estado emocional, del éxito que alcancemos. El gozo no es algo que podamos crear o manipular teniendo pensamiento positivos. Nadie ni nada puede robarte el gozo. El gozo es un fruto del Espíritu Santo.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23

Cuando acepte a Jesús como mi salvador y le di entrada al Espíritu Santo de morar en mi vida uno de los frutos que recibí fue el gozo, el cual soy capaz de tener todo el tiempo. Aunque mi humanidad, mi carne y mis huesos, estén pasando por tormentas y aflicciones mi espíritu se goza. Es fácil sonreír cuando todo marcha bien, pero cuando todo va en picada el gozo es lo que te permite sonreír porque existe la convicción que Dios se glorifica en tu vida y te dará la victoria.

Te invito a que puedas meditar y preguntarte a ti mismo si ¿eres feliz y vives en plenitud de gozo? ¿Eres de los que se sienten tristes cuando no se ha logrado algo que crees merecer o eres de los que confían que la voluntad de Dios es agradable y perfecta para tu vida? Si aun no estas disfrutando de este maravilloso fruto del Espíritu Santo, te invito a que ores de verdad, con tu boca diciéndole a Jesús que reconoces que necesitas de Él y que quieres ser lleno de su amor y gozo.

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s