Alcancé Salvación

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.”

– Juan 3:16

Desde que tengo uso de razón me he congregado. Gracias a mi abuelo Santiago padre de mi padre, un hombre que admiro mucho por su perseverancia y amor a las almas, por el mi familia nuclear llego a los pies de Cristo. Crecí en un ambiente donde todo giraba en torno a Dios.

A la edad de los 11 años mi mama se dio cuenta que yo podía cantar. Ella dedico mucho de su tiempo libre a buscar pistas para que yo practicase y las cantara los domingos en la iglesia durante el tiempo de la ofrenda. Verán, tenía 11 años, así que habían días que solo quería ir a jugar con los demás niños y niñas, por lo que muchas veces cante de mala gana. Amo a mi madre, incluso organizo mi propio concierto a los 12 años, y fue lo más increíble. Desde entonces, cantar es lo que más me gusta hacer hasta el día de hoy.

Sin embargo, en todo ese tiempo aún no había tomado la decisión por mi cuenta de que quería a Jesús en mi vida. Y es que crecer en un entorno cristiano es confuso en ese aspecto, crees que por estar allí ya eres salvo, no es así. Quisiera poder decir como muchos la fecha exacta en que acepte a Jesús como salvador, pero no tengo ni la menor idea y a decir verdad no me interesa, porque tengo la certeza de que soy salva al haber creído en El.

Con el pasar del tiempo me doy cuenta que poco es, lo que se de Dios, por algo es que hay una eternidad preparada para conocerlo. Mi relación con Él ha tenido muchos giros, porque al ser presa de este cuerpo aún tengo que lidiar con muchas imperfecciones, como ser la ansiedad y mi terquedad (aquí solo aprendiendo por las malas me la paso), malos hábitos y en ocasiones la falta de ganas por buscarle. Por otro lado siento mucha gratitud por haber sido rescatada, agradecida por el amor que me ofrece sin reservas y por el gozo con la que llena mi vida. Sin dudarlo Dios se ha tomado enserio la tarea de formarme como vasija de barro en sus manos.

Seguramente te lo han dicho: “Seguir a Cristo no es fácil.” Es cuestión de como lo veas pues créeme, es la mejor decisión que alguien puede tomar. Nunca más tendrás que caminar solo, y todo se hace más tolerable porque ya no estas dependiendo de tus propias fuerzas sino que Dios es quien te sostiene.  Ya no hay más incertidumbre sobre que hay más allá de la vida pues sabes que es una eternidad al lado Dios lo que te espera.

Su amor me alcanzo y soy salva, y también a ti te ha alcanzado su salvación, es cuestión de decidir, entre si la tomas o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s